Biografía

Hola!, soy Fátima, una artista plástica,  creativa del textil estampado con serigrafía, y la tejeduría tradicional, principalmente.

Me llaman María de la P (maría de la pe), porque es el nombre con el que tengo registrada mi marca Creaciones María de la P., para comercializar mis estampados textiles. Este en mi nombre artístico, y mi nombre de guerra.

Fátima Rodríguez de Peñaranda, nació en Madrid en 1960. Sin embargo, María de la P. nació en 1994, cuando me traslade a vivir a Huesca al aprobar la oposición de docente de dibujo artístico, como profesora de artes plásticas y diseño, en las Escuelas de Artes y Oficios. Entonces fue cuando decidí poner en marcha un proyecto de estampación textil.

   El nombre de María de la P hace referencia al cante de María de la O, tan conocido en nuestro país por su tonadilla, y a su  vez  a mi segundo apellido, que corresponde a de mis ancestros aragoneses, por parte de madre.

Me licencié en 1984, por la Facultad de Bellas Artes de Madrid, con la especialidad de pintura, y desde entonces no he dejado de crear.

Contacté con el textil durante la carrera, a través de una querida amiga, que se llamaba Carmen Lucini. Con ella aprendí la tejeduría en alto lizo, y conocí el Arte Textil, que entonces estaba en boga, gracias a las bienales de Lausanne (Suiza).

  Poco al poco la pintura al óleo dejó espacio a las telas, porque eran mucho más fáciles de transportar y montar, expositivamente hablando.

Lo más destacado de mi trayectoria fue descubrir los tintes naturales, y los sintéticos, que fueron claves para desarrolla una parte de mi obra con la técnica del batik, a la que fui añadiendo  trozos de telas pintadas y cosidas, mientras vivía en Huesca. Luego combiné el batik con la serigrafía, esto fué posteriormente en Zaragoza, introduciendo motivos que jugaban con el ritmo de la repetición, hasta llegar al concepto de pattern.

Sin duda esto es lo que hizo que mi trabajo se fuera vinculando al concepto de diseño, que fue ganando más terreno cada vez.

Luego he vuelto a la recuperación de los tintes naturales sobre  lana y  algodón, para realizar una experiencia creativa única, e involucrarme en todo el proceso de transformación de la lana: desde la obtención del vellón, su cardado, hilado con huso, tinción y tejeduría tradicional, en bajo y alto lizo.

Gracias a las enseñanzas que obtuve en el Taller Textil de Triste, hoy, ya, Museo de Telares.

En la actualidad, vivo en el mundo rural del Pirineo Oscense en un pueblo de 15 habitantes, San Vicente, dónde tengo mi casa y mi taller. En este medio me resulta propicio trabajar con la lana, las plantas, la extracción de sus tintes, y la recuperación de un legado cultural al borde de la extinción, como es la tejeduría.

La serigrafía, sin embargo, me permite trabajar con la repetición, que como el ritmo de la tejeduría, también se vincula a mi respiración, y por lo tanto mi vida espiritual, desde un punto de vista budista.

También hago alusión a la importancia a la sociedad de consumo, y a  la mujer en el mundo, a través de los motivos que elijo por su valor simbólico.  Y me siento muy comprometida con el valor de la cultura en el mundo, y especialmente de las culturas en desaparición, hoy en día por el efecto de la globalización. Las temáticas y los motivos de mi trabajo siempre han estado vinculados a mi propia experiencia vital, como ser humano.

En busca de una respuesta fresca y vital, en la celebración de la vida.

 

Este video casero, lo hicimos con Oscar Úbeda, un colega y vecino de Sieso de Jaca, en mi casa en San Vicente, Huesca, en el 2017, en unas condiciones peregrinas. Con todo, no deja de ser un documento que ilustra un poco en que consiste mi trabajo actual.
En este video podéis ver mi pasión con el tema de la recuperación de la lana, para realizar diseños, de inspiración tradicional, con la tejeduría, y los tintes naturales.
También os pongo sobre la pista, después del trabajo que se expuso en el verano del 2016 en Jaca, dónde comencé la andadura del Proyecto Pyrenes.