A los 18 años, después de algunos pinitos por academias madrileñas, incluida la escuela de Artes y Oficios de la calle de la Palma, fuí a dar con el Taller Villalar, un estudio de dibujo, pintura, y cerámica, que marcó mi vida para siempre. Aquel taller, sus maestras y componentesleer más